miércoles, septiembre 12


Anoche soñé contigo y la sonrisa de los labios no se me cayó, aún cuando no encontré donde lavar mi ropa ni rastro de tu olor en mi piel. Hace ya casi tres semanas que no he vuelto a acomodarme en tu hombro, a reírme de tus seriedades y a no entender tus chistes. Escucho que eres lo que mas quiero en este mundo y creo que tal vez sea cierto. No. No siento que estés ausente, ni termino de extrañarte. No todavía.

Besos, debo seguir estudiando este idioma que omite las jotas, las des, los tequiero.





(si, sigo cursi, eso me pasa cuando no estás, y más cuando amanezco cruda.)

1 comentario:

Iran dijo...

Que ondas señorita???, como le va por alla???, espero que bien, y que pronto regreses a estas tierras.

Ha de ser una experiencia padre VIVIR alla, por que otra cosa es nada mas andar de paseo.

Un fuerte abrazo hasta alla, y aqui estamos a la orden.

Iran.